Blogia
La casa de las chapuzas

Mi primer trabajo

Mi primer trabajo Primer trabajo (Relato)

Cuando me refiero al primer trabajo, quiero decir, el primer trabajo pagado. Distinto es un favor o una obligación, en la que al final te dan una gratificación por la ayuda.

Mi primer trabajo, al menos yo lo considero así; fue con mi tío, a principio de los años 80. Vivíamos los dos en el mismo edificio. Yo en el tercero, y él en el primero. A las 4 de la madrugada, llamaría por teléfono dos veces. Eso quería decir: "Vístete, y vente para abajo".

Así ocurrió. Y mientras yo me levantaba, mi madre se disponía a despertarme.

Una vez abajo, llamé. Ahí estaba él; gordo, de estatura mediana. La casa olía a café. Me sirvió una taza, y un pan tostado con mantequilla. El era muy hablador, pero como la familia estaba durmiendo, no hablaba apenas. Cuando huelo ese típico olor a café de cafetera eléctrica, me acuerdo de él. En su casa lo tomaban mucho.

Creo recordar que fue Gisbert Haefs, el que en su novela histórica "Anibal", dijo más o menos lo siguiente:

"El olor, es el alma de una ciudad. Es lo que te hace identificarla, y la recuerdes. Y sin embargo, no recuerdo que ningún pueblo del mundo, rinda culto a la naríz".

Subimos en el coche, y fuimos al casco antiguo de Cádiz, a recoger a un chaval, que iba a ayudarnos. Llamó a su puerta, y dijo:

-¡José! ¡Venga, vámonos!

Desde el interior, se escuchó la voz somnolienta de José. Mientras se vestía y desayunaba, le esperamos en el coche. Pusimos la radio para distraernos. La noticia más destacable era, que el actor, Steve Mc Queen, estaba falleciendo, y que se esperaba el desenlace fatal de un momento a otro.

A mi no me sonaba ese nombre, como tampoco varios años antes, me sonaba el de Elvis Prestley, aunque hoy parezca imposible. Así que presté atención a lo que decía la radio, porque esa noticia estaba dejando consternados a los locutores, y a mí me parecía muy triste cogerle cariño a la obra de un gran artista, cuando ya ha fallecido.

Era un gran actor, que de pequeño se escapó de su casa para ir a Hollywood. En las escenas de acción, no quería que lo doblaran. Aunque no me acordaba de él, sí recordaba su película "la gran evasión". Sus últimas palabras, antes de entrar en coma, fueron más o menos:

"Les pido a mis amigos que recen por mí".

Media hora después, aproximadamente, vino José. Era un chaval de unos 17 años, o 18; delgado y rubio con la melena un poco larga. Parecía buena persona. De inmediato, mi tío arrancó, y nos dirigimos a casa de mi primo Rafa. El también vendría a ayudarnos.

Este ya estaba vestido. Mi madre lo llamó, al poco de irme yo. Luego fuimos a la zona franca de Cádiz, a una nave. Allí aguardaríamos la llegada de Martínez; un camionero, que traería cajas de leche. Nuestro trabajo consistiría en apilarlas ordenadamente.

Cuando llegó, nos vimos a un camionero gordo, bonachón y bromista. Aparentaba unos 50 años. Estuvo todo el tiempo diciéndole frases bromistas a José, llegando alguna vez que otra a sacarlo de quicio.
Era normal; ya se conocían de haberse visto muchas veces.

Cuando terminamos, no recuerdo si me pagó 500 ó 600 pesetas. Una cifra que hoy resulta ridícula, pero que a principios de los 80, no era nada despreciable.

Cuando terminamos, eran aproximadamente, las 7 de la mañana. Ya no tenía sentido dormir. Mi primo y yo, teníamos que ir a estudiar F.P. y entrábamos a las 9. La ciudad, estaba en calma. Daba gusto pasear.

Siempre me ha gustado el ambiente de las calles por la madrugada, con ese cielo que ya va dejando de ser negro, hasta ir tomando todos los tonos de gris, para finalmente volverse azul.

No recuerdo bien, si fue un martes, o un jueves, igual me equivoco. Pero recuerdo que tuve la mañana tranquila, y como esos días, eran los más tranquilos por la mañana, igual lo atribuyo a que sucedió en uno de éstos.

FIN
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

rescue -

También me pareció entrañable, las emociones vividas se graban a fuego. Y sí alguien homenajeó a la nariz: "Érase un hombre a una nariz pegada..."

Trini -

¡Qué bonitos recuerdos! Es curioso como algunas cosas quedan grabadas en nuestra mente por una u otra razón.

Gracias por tus comentarios en mi Blog y otra cosa el recuadro que has puesto en la tuya con mi dirección, me encanta es precioso crees que podria tenrlo yo??
Bueno un saludo y un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres